¡COMPARTE
ESTA HISTORIA!
De todo un poco: La crisis de FIFA, culpa de mucho

De todo un poco: La crisis de FIFA, culpa de mucho

ENVIAR
De todo un poco: La crisis de FIFA, culpa de mucho

De todo un poco: La crisis de FIFA, culpa de mucho

Eduardo Ruiz nos comparte su opinión respecto al escándalo de corrupción de FIFA, asegurando que Blatter no es el único responsable

Por: Eduardo Ruiz

Ciudad de México.- El pasado martes será un día recordado por todos los amantes del fútbol. Tras 17 años, como presidente de la FIFA y desde 1970 en la organización, Joseph Blatter deja de ser el hombre más poderoso en el mundo del deporte tras anunciar que no continuará al frente del organismo.

El ex futbolista amateur, ex entrenador, ex atleta ahora puede sumarle ex presidente de FIFA después de las próximas elecciones en diciembre o inicios del próximo año.

Para todos ya es muy sonado el caso de corrupción dentro de la FIFA y la investigación de autoridades federales estadounidenses contra quienes resulten responsables. Pero la realidad es que es una red de corrupción entramada y con más de cuatro décadas de desarrollo.

La semana pasada se da a conocer la detención de 14 funcionarios en Suiza que posiblemente estén relacionados en el escándalo pero nombres como Jack Warner (ex presidente de la CONCACAF) Eugenio Figueredo, Jeffrey Web, Costas Takkas; Nicolás Leoz, Eduardo Li, Julio Rocha, solo por mencionar algunos tienen implicaciones en este escándalo.

Pero hay que preguntarse: ¿todo comenzó a desmoronarse para la FIFA desde la elección de sedes mundialistas con climas adversos como Rusia y Qatar? o acaso ¿en los retrasos en la infraestructura de Sudáfrica y Brasil? o ¿en el apoyo a diferentes confederaciones o mandatarios de las confederaciones para ceder derechos de transmisión para torneos internacionales?

La realidad es que son un poco, o un mucho, de todas las anteriores. Hay que ser claros, la FIFA ha sido objeto de diferentes investigaciones por alegatos de corrupción con anterioridad pero la mayor diferencia es que todas ellas se manejaban de forma interna, no eran hechas por un tercero.

Lo que destapo la cloaca son 164 páginas en las que el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusa a dirigentes de la FIFA de fraude electrónico, blanqueo de dinero y extorsión. La pista es el dinero, y los posibles culpables hasta que se demuestre lo contrario, son dirigentes e intermediarios que utilizaron sus puestos para pedir fuertes cantidades de dinero por “apoyo”.

Blatter anunció que da un paso al costado, o que abandona el barco mientras se hunde – cuestión de perspectivas, y tras 17 años y una vida laboral al frente es tajante:

"La FIFA ha sido mi vida (...) Para mí lo importante es la FIFA y el fútbol en todo el mundo", dijo Blatter. "Se va a convocar a un congreso extraordinario para elegir a mi sucesor lo más rápido posible".

Las repercusiones serán muchas mientras sigua en desarrollo la investigación y aun mayores cuando se conozca la red de corrupción en la que está sumergido este organismo pero mientras que se esclarece el panorama, los patrocinadores comienzan a implementar estrategias y a manejar la crisis.

Lo que nos debe quedar claro es que la crisis es culpa de unos o muchos y no solo del presidente en turno porque ante todo, el balón no se mancha.

Comentarios

Más deportes