¡COMPARTE
ESTA HISTORIA!
La Otra Cara del Juego | Logan Schoenhardt y Tom Brady

La Otra Cara del Juego | Logan Schoenhardt y Tom Brady

ENVIAR
La Otra Cara del Juego | Logan Schoenhardt y Tom Brady

La Otra Cara del Juego | Logan Schoenhardt y Tom Brady

Logan Schoenhardt perdió la batalla contra el cáncer a los 10 años de edad; tenía relación especial con Tom Brady

Ciudad de México.- La alegría, pasión, emoción y gloría que llevó a Tom Brady a ganar el Super Bowl L1 no se pudo equiparar con la tristeza en el hogar de Logan Schoenhardt, uno de los más grandes aficionados de Brady, Logan de 10 años estaba perdiendo la batalla contra el cáncer, mientras el 12 de Patriots se confirmaba como el más ganador en la historia de la NFL.

Logan Schoenhardt nació el 25 de agosto de 2006 en Horford, Connecticut y su vida transcurrió como la cualquier ser humano. A la edad de 2 años, sus padres notaron algo extraño en Logan, tenía un problema con la vista.

Conforme Logan fue desarrollándose comenzaron los problemas, una visita al hospital en marzo del 2010 sería una de las experiencias más dolorosa que había enfrentado la familia Schoenhardt, la radiografía arrojó el peor resultado, un tumor cancerígeno fue el foco de los problemas de Logan.

Los médicos sugirieron una cirugía de alto riesgo para remover el tumor, tras cinco meses de recuperación y de cuidados intensivos, el tumor regresó a Logan y nuevamente se programarían varias cirugías y tratamientos de quimioterapia para combatir la enfermedad.

El único aliento de esperanza para Logan tenía nombre y número, Tom Brady. Todos tenemos un número dentro de nosotros y para de Logan era el 12.

“Él sabe que nunca podrá jugar futbol americano, pero el vive su sueño a través de Brady”, relató su madre.

Seis años de tratamientos, cirugías, quimioterapias y cientos de días en el hospital mermaron la salud de Logan, pero jamás su firmeza hacía la realidad y menos su fanatismo por Tom Brady y los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Fue a los nueve años cuando Logan le preguntó a su padre sí moriría por la enfermedad, la respuesta no pudo ser más desgarradora para el infante. “Puede ser Logan, puede ser”, le dijo entre lágrimas.

Para la hermana de Logan, Brady representaba el modelo que su hermano jamás podría aspirar, un atleta de alto rendimiento.

“Lo adoro, soy su fan número uno”, Logan comentaba partido a partido.

El 11 marzo del 2016, Logan se sometería a su sexta cirugía, pero esta vez, tendría un capricho que solicitar al médico, colocar el número 12 dentro de su cráneo. Sorprendido por la petición, preguntó a Logan ¿Porqué querías tener un número tatuado en tu cráneo? “Por ser el número de mi más grande ídolo” dijo Logan sin titubear.

La historia de Logan Schoenhardt llegó a oídos de Tom Brady, quien de inmediato mandó un mensaje de apoyó.

“Hola Logan, sólo quiero que sepas que sé de tu historia y de tu increíble aventura. Estoy orgulloso de cómo has luchado toda tu vida y quiero que sepas que soy tu gran admirador. Sólo quiero decirte que no dejes de luchar”, expresó Brady.

En septiembre de 2016 Logan recibió la peor noticia a su corta edad, el tumor regresó pero está vez era diferente, el pronóstico era desalentador, no había nada que hacer, la enfermedad arrebataría la vida del pequeño.

“No quiero morir mamá, tengo 10 años. Lo siento que me tengas que ver así, siento mucho que me tengas que ver morir”, dijo Logan.

El día 3 de diciembre fue el día más esperado para Logan, conocer en persona a su ídolo. Ambos convivieron durante horas y hasta fue invitado a un partido que sostendría Patriots en contra de Eagles.

Logan Schoenhardt perdió la batalla contra el cáncer el día de ayer.

Siempre habrá un número en nosotros, el de Logan era el 12. La enfermedad podrá habérselo llevado, pero jamás podrá quitarle la huella que dejó en el QB más ganador de la historia. ¡Nunca rendirse!

La Otra Cara del Juego

David Sánchez Méndez

Twitter: @BorderSanchez

Comentarios

Más deportes