¡COMPARTE
ESTA HISTORIA!
Nachspielzeit: Reflexiones en la adversidad

Nachspielzeit: Reflexiones en la adversidad

ENVIAR
Nachspielzeit: Reflexiones en la adversidad

Nachspielzeit: Reflexiones en la adversidad

El heroísmo y la grandeza de un equipo no se refleja en las grandes batallas ganadas

¡Servus México!

A dos días después del partido pienso más que nunca en estas palabras: “El heroísmo no se refleja en victorias de grandes batallas, sino en aceptar con humildad las derrotas dolorosas, levantarse de nuevo y seguir luchando por sus metas.”

La eliminatoria en Madrid fue muy amarga debido a las circunstancias durante los 120 minutos. Por un lado, el once de Ancelotti dio absolutamente todo, fue más allá del 100% y se reconoce, sin duda alguna, el gran esfuerzo y espíritu que mostró en el Santiago Bernabéu.

Por el otro lado, estuvo un arbitro que en ningún momento estuvo a la altura del partido, con decisiones y errores graves para ambos lados.

Es totalmente decepcionante depender de decisiones arbitrales erróneas, pero finalmente son las reglas de nuestro juego y con cuales tenemos que vivir mientras la UEFA no considera otras medidas digitales como ayuda.

El futbol vive de emociones por lo cual es entendible cualquier reacción de molestia y malestar durante o después del partido. Sin embargo, que las decisiones arbitrales ahora sean la única y válida excusa para defenderse de la eliminación me deja un muy mal sabor de boca y, más aún, que vengan directamente desde München.

Esto no refleja en absoluto el espíritu bávaro del “Mia San Mia”. Hay que buscar también los errores internos mucho más atrás y confrontarse a la autocrítica a pesar de las circunstancias.

Haciendo un balance de la eliminatoria completa, puedo sacar las siguientes conclusiones: La eliminatoria se perdió en la ida pese a la gran exhibición en Madrid, el destino de los bávaros se decidió en el Allianz Arena; jugando bien durante 40 minutos, y a solo días del magnifico 4:1 al Borussia Dortmund. Esto me recuerda lo sucedido hace un año con el Atlético, donde un mal partido inicial sentenció también la eliminación.

Ancelotti no es el “Mesías”. Lo dije hace meses, a pesar de la gran euforia que generó el fichaje de Carlo, hay que darle tiempo. Su llegada prometía mucho pero tampoco garantizaba el título de la Champions League en este año. Recordemos a Jupp Heynckes que en su temporada previa al triplete no ganó absolutamente nada, algo que mucha gente ya olvidó.

La dependencia de Lewandowski. El ariete polaco es una pieza clave dentro del equipo. Su ausencia se notó durante el partido de ida, y esa dependencia tan peligrosa por el momento no está solucionada. Sigo insistiendo que hace falta otro delantero de ese calibre que pueda crear peligro en caso que Robert no esté disponible.

Las rotaciones y lesionados. Los meses de febrero hasta mayo son claves para cualquier equipo que participa en la Champions League.

Por supuesto no se pueden prever las lesiones, pero creo que Ancelotti debió considerar una rotación de jugadores en la Bundesliga mucho más agresiva, para evitar llegar con tres o cuatro jugadores tocados a estas instancias del campeonato europeo.

Alternativas de juego El FC Bayern siempre se ha caracterizado por funcionar como un equipo que además tiene jugadores como Robben ó Ribéry que pueden marcar la diferencia con acciones individuales como lo demostraron a lo largo de esta temporada.

Sin embargo hay que reconocer que ya no son tan decisivos en partidos importantes. Por esta razón los talentos jóvenes como Coman, Costa ó Sanches, deben de tener más participación para que el equipo bávaro haga una transición suave hacia su estilo de juego del futuro.

Espero que la dirección en München pueda enfriar pronto sus argumentos en contra del arbitraje y tenga la calma y el enfoque suficiente para reflexionar y mejorar cualquier aspecto débil dentro de la institución.

Por: @fiedlergerald

Comentarios

Más deportes