¡COMPARTE
ESTA HISTORIA!
Recuerdos del ring | El Enmascarado de Oro

Recuerdos del ring | El Enmascarado de Oro

ENVIAR
Recuerdos del ring | El Enmascarado de Oro

Recuerdos del ring | El Enmascarado de Oro

El mítico personaje de El Llanero Solitario fue quien inspiró su nombre

Ciudad de México.- Del falso hijo del Santo a ‘El Enmascarado de Oro’, Roberto González Cruz nació el 26 de mayo de 1946 en el municipio de Yahualica, Jalisco. Fue el más joven de siete hermanos dentro de una humilde familia de clase obrera.

A los doce años, su hermano mayor, Jesús, quien era un luchador semiprofesional, conocido luchísticamente como Othon Banzica, apodo que derivaba del alemán Otho Van Zicka, el cual luego acortó a “El Zica”, comenzó a enseñarle movimientos básicos de lucha, pero lamentablemente en 1959 muere en el ring debido a un mal golpe durante una función, pero lejos de deprimirse y abandonar la lucha, Cruz se inspira para honrarlo al dedicarse tiempo completo a la lucha libre.

Comenzó a entrenar bajo la tutela de Joe el Hermoso e hizo su debut la lucha libre en 1960 y durante un tiempo se hizo llamar Zica II, en honor de su hermano fallecido. Por esa década empieza a presentarse gracias al empresario Elías Simón en estados circunvecinos, junto a su amigo Adolfo Contreras con distintas identidades, incluyendo falsos hijos del Santo y Blue Demon.

Debido a problemas familiares, deja su casa para irse a Tijuana, donde emprendería de manera ardua la meta de lograr ser luchador profesional, pero por tener solo 16 años, no es tomado en cuenta por los promotores de la ciudad.

Durante ese periodo, Cruz se dio cuenta que para llevar su carrera al siguiente nivel, tendría que seleccionar un nombre muy llamativo. Es ahí donde la historia del emblemático personaje surge, al escoger el nombre de El Solitario, derivado del popular cómic y personaje de la Tv El Llanero Solitario, de quien también tomaría su característico antifaz para el diseño de su máscara, aunque hay quien asegura que el apodo también hace referencia a la soledad que le dejó la muerte de su hermano.

Después del cambio, los promotores y los aficionados se dieron cuenta de la nueva dinámica del luchador. El Solitario haría su debut en la Arena Coliseo de la Ciudad de México el 6 de septiembre de 1966, cuando derrotó a Tony Reyna. Ese mismo año venció y desenmascaró a Águila Tapatía, que fue seguida por una victoria sobre Mano Blanca.

Tiempo después ya estaba trabajando para EMLL, la empresa luchística más grande de México en donde se consolidó en al estrellato en el mundo de la lucha libre, el 13 de diciembre de 1968 cuando derrotó al veterano Ray Mendoza, en una lucha de máscara contra cabellera y unas semanas más tarde, rapó a otra leyenda: René Guajardo.

Formó el trío La Ola Blanca junto a la lucha Dr. Wagner y Ángel Blanco, luchando como rudo en este momento, pero cuando sus socios se volvieron en contra él, se convirtió en uno de los técnicos más populares de su época, naciendo la legendaria rivalidad entre él y Dr. Wagner y el Ángel Blanco.

Entre sus logros figuran el campeonato mundial NWA de peso medio, al derrotar a El Rayo de Jalisco, en 1969; el título de la NWA de peso semipesado al derrotar a Ray Mendoza, en 1970; en 1972 desenmascaró a su archirival, el Ángel Blanco; ganó el campeonato mundial semicompleto versión UWA, al derrotar a Ray Mendoza, en 1977. En 1981 ganó el campeonato mundial semicompleto Jr. de la UWA, al derrotar al estadunidense Eric Embry. Sin embargo en la revancha en marzo de 1981 cede el título ante el norteamericano. En septiembre de ese año vuelve a destronar a Embry para convertirse en bicampeón. Lo que todavía tenía pendiente era desenmascarar al Dr. Wagner, afortunadamente para él, consiguió quitársela el 1 de diciembre de 1985.

En los años 80, formó un por corto tiempo el trío Los Tres Caballeros con Aníbal y III Villano. Participó en la lucha final de despedida de El Santo, cuando se unió a leyendas de El Santo, Gory Guerrero y Huracán Ramírez para derrotar a el Signo, Negro Navarro, el Texano y el Perro Aguayo.

Cuando su carrera aún estaba en plenitud, El Solitario había sufrido lesiones fuertes durante los últimos años, dando lugar a varias infecciones y enfermedades, por lo que en abril de 1986 tuvo un fuerte dolor abdominal que requirió atención médica inmediata, pero lamentablemente se trataba de una hemorragia interna que requirió una operación de emergencia. Lamenta el 6 de abril de 1986, a la edad de 39 años, El Solitario falleció mientras estaba en la mesa de operaciones de un paro cardíaco.

La joven vida de Roberto González Cruz se vio truncada, pero con veinticinco años de carrera, El Solitario, logró entrar al Olimpo de las leyendas luchísticas de todos los tiempos. Fue incluido en el Salón de la Fama del American Wrestling Observer Newsletter en 1996.

Mientras Cruz se reunía en el cielo con su hermano y mentor Jesús González, para mostrarle con orgullo que habían valido la pena todas sus enseñanzas al lograr consolidarse como El Solitario, el hijo de este hacía su debut en la lucha libre en 1990 para preservar el legado de El Enmascarado de Oro con el nombre de El Hijo del Solitario.

Comentarios

Más deportes