Azteca Golf

Notas Anteriores

El Maestro del Golf

COMPARTE
El Maestro del Golf

abril 15, 2019 Azteca Deportes Azteca Golf

Con lo realizado ayer en el Masters Tournament de Augusta, el estadounidense Tiger Woods dejó claro que es uno de los mejores deportistas de la historia

CIUDAD DE MÉXICO.- Lo de Tiger Woods esta semana es solamente equiparable con lo que logró Michael Jordan con los Bulls de Chicago de los 90´s, lo de Tom Brady con los Patriotas de Nueva Inglaterra o las medallas de Michael Phelps en Juegos Olímpicos. Estamos hablando de uno de los sucesos más grandes en la historia del deporte mundial. Y aunque la historia de Woods siempre ha estado ligada al escándalo y la polémica, esto no minimiza el esfuerzo, dedicación y trabajo de un deportista que ha orquestado uno de los regresos más espectaculares de todos los tiempos.


¿Por qué lo menciono? Porque Woods en 2017 fue sometido a su cuarta operación de espalda. En el periodo previo a esa operación, él mismo aseguró que no podía sentarse a la mesa o jugar con sus hijos debido al terrible desgaste que había sufrido a lo largo de los años. El afroamericano que en algún momento irrumpió en un deporte dominado por blancos para liderarlo y demostrar que con trabajo duro y dedicación todo en esta vida es posible, comenzaba a caer poco a poco en una serie de malas decisiones y circunstancias que llegaron a afectar su legado.


Definitivamente una historia de subidas y bajadas. En 1997, a la edad de 21 años, el golfista estadounidense se convirtió en el jugador más joven en ganar el Masters de Augusta. Dos meses después se convirtió en el golfista número uno del mundo: consiguió el récord de permanecer en esa posición por 281 semanas consecutivas. En el 2000 su carrera se consolidó y para el año 2008, Woods ya había conquistado 14 Majors. Sin embargo su vida en ese punto comenzó a cambiar, las lesiones aparecieron y sus conflictos fuera del green a afectar una carrera hasta ese momento impecable dentro del deporte.


Un choque con un hidrante de agua en 2009, el famoso caso de infidelidad con su entonces esposa Elin Nordegren y su mal desempeño en el campo terminaron por marginar su carrera, incluso varios de sus patrocinadores más importantes lo abandonaron. Por ello es que para mayo del 2016, Woods salió de la lista de los mejores 500 golfistas del mundo y para 2017 se convirtió en el jugador número mil 193 del ranking.


Llegaría el 2018, el año de redención. Tiger comenzó a concentrarse en regresar a la cima, lo cual no sería tarea sencilla ya que tuvo que aprender a jugar golf nuevamente y adaptarse al nuevo cuerpo que las lesiones le habían dejado, incluso su swing tuvo que cambiar radicalmente. Su primera victoria en más de cinco años fue en East Lake, después llegó la final de la Fedex Cup en septiembre y sin duda el siguiente paso era Augusta, objetivo que superó este fin de semana.


La conquista de su quinto Masters es tan importante no solo para él y su familia, sino para el resto del mundo del deporte quienes hemos tenido el privilegio de seguirlo a lo largo de toda su carrera. Una hazaña que ningún otro deportista pudo haber logrado de manera tan magistral.


Para terminar puedo decir que Tiger Woods con un driver, en un campo de golf y con miles de espectadores a su alrededor, puede alcanzar absolutamente todo.


Información de Pablo de Rubens ( @DeRubensP ).


Videos

Notas Anteriores

Más Noticias

Notas Anteriores

Síguenos

FACEBOOK
@aztecadeportes
TWITTER
@AztecaDeportes
INSTAGRAM
SEGUIR aztecadeportes
YOUTUBE
Azteca Deportes